Guía de compra: muebles

 

La decoración puede transformar tu casa, por ello es necesario hacer una correcta elección de muebles. Los colores, los materiales y el diseño son puntos esenciales para crear espacios armónicos, estéticos y funcionales, y que, además, transmitan tu personalidad. 

Organiza tu casa con estilo

Comedor

¿Qué tipo de comedor necesitas?

Espacio disponible 

También necesitarás revisar las dimensiones de tu espacio. Considera que debes dejar algunos centímetros libres entre la mesa y la pared para facilitar el acceso con los alimentos y la apertura de las sillas. Las mesas redondas son una opción para los lugares reducidos al no tener esquinas que entorpezcan el espacio. 

Número de comensales

Encontrarás mesas de comedor de 4 hasta 8 sillas, por lo que tienes que considerar la cantidad de integrantes en casa y la frecuencia con que recibes visitas. Si necesitas una mesa grande busca modelos sencillos para no saturar visualmente la habitación. 

Materiales

Es importante que escojas el material a partir de la frecuencia de uso y la decoración de comedores. Si tienes reuniones o tu familia come regularmente en casa, lo mejor es elegir materiales resistentes y durables como la madera y el metal. Las de vidrio son elegantes, pero frágiles, si en tu casa hay niños.

Decoración de comedores

Estilo nórdico: destaca el blanco y la madera para tener ambientes amplios y luminosos. Lo puedes conseguir con un juego de comedor nórdico. Incorpora mesas de comedor rústicas y sillas de comedor modernas en colores claros para lograr esta decoración. 

Todo de madera: este material crea ambientes cálidos. Integra mesas de comedor rústicas para tener ambientes naturales y armónicos. 

Estilo industrial: se destaca por incorporar materiales como el cuero, el metal y la madera. Elige sillas de comedor modernas hechas de PVC, metal o madera, en diseños discretos y detalles en negro.

Estilo escandinavo: se parece al nórdico, pero aquí destaca el blanco y el gris. Un juego de comedor nórdico también ayuda a crear esta decoración, ya que está compuesto por madera, colores neutros y diseños simples que ofrecen ambientes confortables.

Alfombras: para complementar estas decoraciones, las alfombras son ideales para crear ambientes, definir estilos y dar personalidad a tus espacios. Aplica tu creatividad, los colores y texturas variados pueden potenciar tus muebles, generar espacios de relajación o concentración en tu hogar.

Living

El living es uno de los espacios más frecuentados en la casa. Está destinado para las reuniones familiares, ver televisión o tener un momento de descanso. Por eso es importante que esté equipado con muebles cómodos y funcionales, que faciliten las actividades y creen ambientes acogedores. 

Tipos de muebles para tu living

Mesa de centro 

Su función puede ser práctica o decorativa, sirviendo de apoyo para el control remoto, objetos como floreros o portarretratos, así como para colocar vasos y platos cuando si tienes visitas.  Actualmente, puedes encontrar mesas de centro en distintos diseños y materiales.

Las hay de cristal, fibras naturales (como ratán o mimbre), asimétricas, redondas, dobles y con cajones o espacios para almacenar. Una opción para todo tipo de decoración son las mesas de centro de madera rústicas, porque son fáciles de combinar, son resistentes y crean espacios más familiares. 

Sofás y sillones

Tienen que ofrecer confort y adaptabilidad para poder adecuar la habitación según las actividades o necesidades del momento. Los puedes encontrar de 2, 3 o 4 cuerpos y en distintos modelos:

  • Modulares: compuestos por varias piezas. Puedes colocarlos en diferentes posiciones para obtener espacios funcionales. Hay tipo chaise long (forma L), que está conformado por dos módulos.
  • Seccionales: se caracterizan por ser sofás con forma de L, ayudan a conectar áreas, distribuir a tus invitados y disfrutar de una velada agradable gracias a la optimización del espacio.
  • Sillones vintage: tienen un diseño clásico, como los chester o chesterfield. Se caracterizan por sus brazos curvos y respaldo bajo tipo inglés. 
  • Reclinables: se puede ajustar el respaldo, los pies y la altura. 
  • Sitiales: se utilizan como complemento de un sofá o para habitaciones reducidas. 
  • Pouf: también son de un solo cuerpo, pero no tienen respaldo ni brazos. 

¿Cómo organizar tus espacios en un living?

Tamaño

Podrás elegir el número de sofás y sillones y su dimensión, a partir del tamaño del living. En caso de ser pequeño, puedes optar por un sofá seccional o modular en forma de "L" para ahorrar espacio y tener lugar para hasta 5 personas.

Número de personas

Tienes que considerar el número de personas que viven en casa, de esto también dependerá qué tan grande puede ser el sofá y la cantidad de cuerpos que se necesitan. Si no es suficiente con un sofá de 4 plazas, puedes añadir sitiales. 

Ventanas

Deja libre cualquier entrada de luz que haya en la habitación, la suficiente iluminación hará que se vea más grande y los colores resalten a la perfección. Si tienes una ventana amplia puedes colocar pouf o sillones tipo banqueta para no bloquear el paso de la luz. 

Divide los ambientes

Si tu living y comedor están en el mismo espacio, puedes colocar un sofá chaise (alargado) en medio para marcar la división. 

Mesas cerca del sofá

Ubícala cerca de un sofá o sillón para poder colocar alimentos o bebidas cuando tengas visitas. Inclínate por mesas de centro de madera rústicas, que tengan espacios abiertos debajo para que puedas organizar revistas, entre otros artículos. 

Combina los colores para living

Esta habitación debe lucir amplia, limpia y despejada, lo que se puede lograr con colores neutros. Elige colores para living en gris o beige, porque le dan luminosidad al ambiente y son fáciles de combinar. Por el contrario, si quieres una decoración retro, puedes optar por sillones vintage en color azul aqua o coral. Mientras que para estilos modernos inclínate por el café, el negro o rojo. 

Organizadores

Gana espacio con los muebles funcionales

Son tipos de muebles que se caracterizan por aprovechar mejor los espacios, cumpliendo con más de una tarea.  Aportan versatilidad y flexibilidad, especialmente para espacios de pocas dimensiones. 

Sofás cama y futones: tienen la apariencia de un sofá común, pero se abren para convertirse en cama. Los futones suelen ser más livianos, fáciles de instalar y los puedes encontrar en diferentes tamaños (como un colchón), mientras que los sofás cama tienden a ser desplegables y son más cómodos en su función principal. 

Racks: estos muebles para TV tienen espacios y cajones adicionales para acomodar libros, consolas, reproductores de video, así como parlantes de distintos tamaños. 

Estantes: si quieres tener una pequeña biblioteca, los estantes son una alternativa.  Los hay de plástico, madera y metal para que elijas el que quede mejor con tu living o comedor. Incluso lo puedes utilizar para colocar plantas de interior. 

Escritorios: hay escritorios que tienen integrado un estante y cajoneras para hacer de cualquier rincón tu estudio. Incluso existen modelos con espacio para el teclado, ofreciendo mayor practicidad y organización. 

Terraza

Disfruta al aire libre con estilo

Tener un espacio al aire libre sirve para relajarte, hacer ejercicio o para organizar un desayuno con tus familiares y amigos. Para equiparlo, necesitas muebles para terraza resistentes a la intemperie y que se adapten al espacio disponible.

Entre las opciones de muebles y terrazas elige mesas y sillas que estén fabricadas con materiales como el ratán o mimbre sintético, ya que darán una apariencia natural, sin desgastarse por las inclemencias del tiempo. Si no cuentas con mucho espacio, los muebles para terraza plegables también son una alternativa. Te permitirán adaptar el lugar rápidamente y guardarlos al terminar. 

Para terminar de complementar tus muebles y terrazas, incorpora estanterías y armarios de plástico para organizar tu menaje de cocina. Puedes guardar platos, vasos y mantelería para tus próximas reuniones. 

Tu terraza puede renovarse cada temporada sin grandes gastos, los accesorios pueden marcar la diferencia entre otoño y verano, o incluso dar espacio a ambientes diferenciados dentro de tu patio, terraza y jardín. Luces cálidas para el atardecer y la noche, macetas de colores, madera o cerámica, sombrillas y hamacas. ¡Un sin fin de posibilidades!